Boletín electrónico nº 3
Mayo // 2011

     
 
finanzas

Haga click para ver en grande

Haga click sobre la imagen para ampliarla.

La continuación de la empresa familiar: sucesión o transmisión

Conocido es de todos, que son muchas las empresas familiares que no logran sobrevivir al cambio generacional o como poco se encuentran con situaciones difíciles al enfrentarse a la sucesión, con alto riesgo de problemas familiares.

Las estadísticas al respecto, así lo indican: el 70% de las empresas familiares desaparecen con el fundador y solamente el 40% y el 15%, respectivamente, consiguen continuar con la segunda y tercera generación.

Aquella empresa que nació de la idea de un emprendedor/es y consiguió ponerse en marcha con la ilusión y gracias al empuje y al esfuerzo de sus fundadores, e incluso hacerse de un reconocimiento en su sector, ve peligrar su supervivencia y en ocasiones puede llegar a convertirse en una carga para generaciones posteriores.

Por ello, es tarea importante en la empresa familiar, el abordar el tema de LA PLANIFICACIÓN DE LA SUCESIÓN, y hacerlo con anterioridad suficiente a que esta tenga lugar, para evitar situaciones traumáticas.

La planificación de la sucesión debería adaptarse a las características de cada empresa, pero en todo caso debe ser realista y factible. La elaboración de un Consejo de familia y de un protocolo familiar, aceptado por todos los miembros, son instrumentos para garantizar la supervivencia del grupo familiar a largo plazo.

No obstante, si no se ve clara la sucesión hay que pensar en otras alternativas. Al menos en cada generación se debería plantear la cuestión ¿queremos continuar con la empresa familiar?

Este interrogante se formula principalmente, en aquellas pequeñas empresas en las que la mayoría de los miembros de las generaciones posteriores no ocupan puestos de dirección en la empresa, sino que siguen sus propios caminos o carreras profesionales, totalmente desvinculados del negocio familiar, sin que exista la alternativa de un equipo directivo profesionalizado.

En los últimos años, se ha escrito mucho sobre la transmisión de la empresa familiar por expertos profesionales, por lo que la intención de este artículo no es más que comentar algunas reflexiones personales al respecto:

  • Si no hay convencimiento o no se dan las circunstancias adecuadas para la continuidad de la empresa es mejor plantear la transmisión de la totalidad de la empresa o de parte de la misma (separación de socios), ya que la falta de motivación empresarial puede traer consigo el estancamiento del negocio y el deterioro de las relaciones familiares.

  • Cuando la decisión del emprendedor, por falta de descendencia, o del grupo familiar accionista, es la no continuidad al frente de la empresa, lo mejor es iniciar el proceso de venta. Esto permite garantizar los puestos de trabajo y asegurar a los clientes de la compañía las ventas de los productos en cartera u otros nuevos que pueden aparecer de acuerdo a su estrategia.

  • El proceso de venta de la empresa se deberá planificar y organizar de forma adecuada, sin precipitación respecto a la valoración del negocio o al momento en que deba llevarse a cabo, para evitar perjuicios económicos y familiares. Esto no siempre es posible, ya que en muchos casos, no se cuestiona la continuidad de la empresa familiar, mientras los resultados de la misma son satisfactorios, y se acuerda la decisión de vender demasiado tarde, cuando surgen problemas de funcionamiento, acompañados de pérdida de rentabilidad y falta de liquidez.

  • Al igual que para las empresas familiares que apuestan por la continuidad, el consejo de familia puede ser un instrumento válido para la puesta en marcha del proceso de venta.
    No obstante, dicha tarea, no siempre es fácil, entre otras

  • pueden existir ramas familiares que se ven obligadas a apoyar la transmisión de la empresa sin que exista por su parte un convencimiento absoluto,

  • como por la existencia de conflictos, personales o en relación al negocio, entre las distintas ramas familiares

    Todo ello entorpece y ocasiona un retraso tanto en la adopción de acuerdos como en la ejecución de los mismos, de manera que solamente el inicio del proceso puede alargarse durante años, con el consiguiente desanimo de los representantes en el consejo, así como la presión cada vez mayor de otros miembros de la familia, que no ven realizarse sus expectativas.

  • Para concluir con el éxito del proceso de venta, es imprescindible que exista transparencia total por parte de las distintas ramas familiares, así como agilidad en la ejecución de las decisiones adoptadas, mediante el establecimiento de una hoja de ruta donde se establezcan acciones, plazos y responsabilidades.

    Sin olvidar en ningún momento, que hay que diferenciar las decisiones económicas de los condicionantes familiares.

    Cuando el deterioro de las relaciones familiares es obstáculo para la consecución de los objetivos fijados puede ser mejor recurrir a profesionales externos que representen nuestros intereses, antes de llegar a una ruptura total y a la liquidación de la empresa por otras vías.

  • Si en la transmisión de la empresa, no intervienen los socios fundadores, como sería preferible, por no encontrarse en activo o en condiciones de hacerlo, es DEBER de sus descendientes culminar el proceso de modo satisfactorio, como reconocimiento al trabajo y dedicación de estos, que nos permite disfrutar del privilegio de un patrimonio económico,… y que ellos lo vean.

Para más información, contactar con Francisca Martínez-Oliva Puerta, Responsable de Proyectos del área de Auditoría en p.oliva@grupoacr.com

www.acrconproject.com

c\Fernando Alonso Navarro, 12 - 4ª y 5ª planta - 30009 Murcia. Tel.: 968 24 79 60/968 23 48 50 - Fax: 968 23 49 11

email: informacion@grupoacr.com

Si está interesado en aportar sugerencias, contenidos o información para nuestro boletín póngase en contacto en consultores@grupoacr.com .
Aviso. Este correo ha sido generado de forma automática, por favor no intente responderlo. Los datos personales que puedan constar en esta comunicación han sido recogidos durante nuestra relación comercial o contractual y están incorporados en un fichero titularidad de ACR AUDIMUR S.L.P con la finalidad de gestionar nuestra relación profesional y mantenerle informado acerca de novedades del sector. Puede acceder a ellos, rectificarlos en caso de ser incorrectos, oponerse a su tratamiento o cancelarlos si lo desea dirigiéndose por escrito a ACR AUDIMUR S.L.P, Fernando Alonso Navarro, 12, 30009 Murcia o enviando un e-mail a consultores@grupoacr.com .