Boletín electrónico nº 2
Abril // 2011

     
 
finanzas

Haga click para ver en grande

Haga click sobre la imagen para ampliarla.

¿Es el concurso sinonimo de liquidación en la empresa? (I)

La actual situación de crisis económica y financiera que está atravesando la economía mundial, ha provocado que numerosas empresas comenzasen a atravesar dificultades de liquidez desde finales del ejercicio 2007, y aunque inicialmente estos síntomas comenzaron a manifestarse en las empresas del sector inmobiliario, las dificultades económicas se han extendido desde entonces a todos los ámbitos y sectores económicos.

Con el cambio de escenario económico, muchas empresas han visto como su modelo de negocio y sus estructuras funcionales y operativas,correspondiente al crecimiento que se ha vivido en los últimos años, no era el adecuado, perdiendo progresivamente viabilidad económica,comenzando a atravesar problemas de liquidez al no ser capaces de generar los flujos de caja necesarios para atender las obligaciones de pago contraídas con todos sus acreedores.

Los Administradores sociales de las empresas que transitan por una situación de crisis, dependiendo de la profundidad de esta, se pueden ver obligados a:

  • Convocar la junta de socios para solicitar la liquidación de la sociedad, si existen pérdidas acumuladas que minoren los fondos propios por debajo de la mitad del capital social (Art. 363 de la Ley de Sociedades de Capital), o para reducir capital si las pérdidas han disminuido el patrimonio neto por debajo de las dos terceras partes de la cifra de capital (Art. 327 de la Ley de Sociedades de Capital).

  • O solicitar la declaración de concurso voluntario de acreedores si han transcurrido dos meses desde que hubiera conocido o debido conocer el estado de insolvencia de la compañía (Art. 5.1, Ley Concursal).

El no cumplir con las obligaciones descritas puede desembocar en que los administradores sociales deban responder con su patrimonio personal de las deudas societarias.

Algunas de las señales de alarma que pueden indicar que la compañía está o estará, a corto plazo, en situación de crisis:

  • Reducción del volumen de necogio.

  • Deterioro del producto en existencias.

  • Reducción de margen bruto operativo.

  • Incremento del endeudamiento.

  • Incremento de los Gastos Financieros.

  • En general la existencia de pérdidas de manera continuada.

Ante este tipo de situaciones la empresa comienza a retrasar sus pagos a proveedores, mediante aplazamientos en los periodos de pago, refinanciación de deuda bancaria, su cartera de clientes baja de calidad y se incrementa la morosidad,… lo que junto con el enfoque de estos últimos años de nuestro empresariado de utilización de instrumentos de financiación de circulante (por su facilidad y bajo coste) para adquisiciones de inmovilizado (leasing, renting,..), ha provocado inevitablemente que las compañías se encuentren en situaciones de falta de liquidez.

La legislación actual aplicable a los procedimientos concursales es la Ley Concursal, Ley 22/2003. Hasta esta fecha el sistema era bastante obsoleto (Ley Suspensión de Pagos de 1922) y los procedimientos concursales eran distintos.

Esta Ley unifica todos los procedimientos concursales en uno único, el concurso, y tienen un espíritu de continuidad del negocio de la compañía persiguiendo la conservación de la actividad empresarial. Para ello ofrece una tutela judicial al deudor que se concreta principalmente:

  • Suspensión de los pagos

  • Posibilidad de quitas y esperas de la deuda

  • Paralización del devengo de intereses

  • Paralización de ejecuciones y apremios

  • Solucionar las causas que le han llevado a dicha situación

  • Productos poco rentables

  • Actividades poco productivas,que se pueden segregar por parte de la compañía.

  • Reestructuración de diversa índole: organizativas, política comercial,...

Sin embargo, según se deduce de las estadísticas concursales, el procedimiento concursal no está teniendo los efectos deseados por parte del legislador y un porcentaje mayoritario de los concursos termina en liquidación.

La empresas están solicitando el Concurso en situaciones de insolvencia extrema (con caja y existencias mínimas), con una gestión del circulante inversa a la de un negocio en gestión continuada (pagos contado y cobros dilatados en el tiempo), activos que pierden gran parte de su valor, dificultad de conseguir financiación de terceros,con escaso apoyo de las entidades financieras, ya que ante una falta manifiesta de tesorería, estas entidades ven en la inyección de nuevos fondos, posibles insolvencias futuras que deberán dotar, por falta de pago y de garantías.

Por otra parte, los proveedores ante posibles entregas de mercancías,solicitan el pago contado o en algunas ocasiones los endosos de clientes con probada solvencia.

En definitiva, es muy probable que las compañías lleguen al Concurso de Acreedores en unas condiciones pésimas casi al borde de la liquidación, aun llevando varios meses con señales de alarma comentadas. La falta de herramientas de análisis adecuadas que doten a la dirección de información clara y actualizada acerca de la situación económica y financiera, comercial, márgenes, producción,… está generando que las sociedades no tomen adecuadas decisiones y puedan por lo tanto anticiparse a situaciones como las comentadas con anterioridad.

Algunas de las herramientas necesarias para la toma de decisiones son las siguientes:

  • Presupuestos de ingresos y gastos, de inversión

  • Análisis pormenorizado de las desviaciones (con datos contables actualizados)

  • Control bancario de préstamos, no sólo de devolución sino de vencimientos, con el fin de anticiparte a una renovación cuando las cifras no son las esperadas por las entidades bancarias

  • Control férreo de la tesorería

  • ...

Todo ello nos lleva a la preparación de un report mensual a la dirección que incluya esta información y que contribuya que de una manera global y desde diferentes puntos de vista facilite la toma de decisiones en el plano económico-financiero, comercial, producción, RRHH, marketing,….

Por añadir un dato significativo; el 92% de las sociedades que entran en concurso terminan en la fase de liquidación, destacando que son las compañías grandes y medianas quienes tienen más posibilidades de salir del concurso. No se han considerado aquellas compañías que han conseguido la aprobación de un convenio de Acreedores pero no se ha cumplido.

Para más información, contactar con Mª Luz Grande, Responsable del área Planificación Financiera de ACRconproject en m.grande@grupoacr.com

www.acrconproject.com

c\Fernando Alonso Navarro, 12 - 4ª y 5ª planta - 30009 Murcia. Tel.: 968 24 79 60/968 23 48 50 - Fax: 968 23 49 11

email: informacion@grupoacr.com

Si está interesado en aportar sugerencias, contenidos o información para nuestro boletín póngase en contacto en consultores@grupoacr.com .
Aviso. Este correo ha sido generado de forma automática, por favor no intente responderlo. Los datos personales que puedan constar en esta comunicación han sido recogidos durante nuestra relación comercial o contractual y están incorporados en un fichero titularidad de ACR AUDIMUR S.L.P con la finalidad de gestionar nuestra relación profesional y mantenerle informado acerca de novedades del sector. Puede acceder a ellos, rectificarlos en caso de ser incorrectos, oponerse a su tratamiento o cancelarlos si lo desea dirigiéndose por escrito a ACR AUDIMUR S.L.P, Fernando Alonso Navarro, 12, 30009 Murcia o enviando un e-mail a consultores@grupoacr.com .